Abraham y Manada Feliz

Un ejemplo de las oportunidades laborales y formativas facilitadas por la Red Nodus

El pasado mes de octubre, Abraham comenzó a cursar unas prácticas formativas no laborales como auxiliar de peluquería canina en Manada Feliz, empresa de Castellón miembro de la Red Nodus especializada en productos y servicios para mascotas. Tras 60 horas de formación y un examen teórico-práctico que superó con notable, el joven consiguió el título.

Abraham se define a sí mismo como “responsable, aplicado y luchador”. Esa actitud positiva y proactiva ha hecho que los trabajadores de Manada Feliz se muestren muy satisfechos con su labor. De hecho, la empresa decidió proporcionarle gratis las 200 horas de formación que necesitaba para obtener la titulación de peluquero canino.

“La experiencia está siendo muy positiva a nivel personal”, señala Abraham. “Trabajar con animales es muy intenso y sobre todo divertido. Me sorprende el volumen de trabajo que hay, el ritmo que hay que seguir y la paciencia que hay que tener, pero también los resultados que obtenemos. Estoy disfrutando mucho del tiempo invertido en mi formación y de la compañía del resto de trabajadores de la empresa”.

El joven de 19 años ha cumplido una medida judicial en el Centro de Reeducación Pi Gros de Castellón, dependiente de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana y gestionado por Fundación Diagrama. Allí era considerado como un modelo positivo para sus compañeros por su contribución al buen clima de grupo y por el esfuerzo y constancia que demostró para alcanzar objetivos. De hecho, su interés e implicación en su proceso educativo hizo que el equipo de profesionales del centro lo apuntase a un itinerario de inserción sociolaboral. Esto le ha permitido participar en cursos complementarios a su formación académica reglada, como los de orientación sociolaboral o habilidades comunicativas.

La formación recibida en Manada Feliz a través de la Red Nodus “me facilitará oportunidades en varios puestos de trabajo”, explica Abraham, quien admite que le gustaría trabajar en el futuro como peluquero canino, tras su experiencia en la tienda. En el Centro Pi Gros ha cursado un Programa Formativo de Cualificación Básica de Actividades Auxiliares en Viveros, Jardines y Centros de Jardinería, que se suma a las prácticas realizadas en Manada Feliz, que concluyeron en febrero.

Abraham se muestra orgulloso del ejemplo que está dando a otros jóvenes: “Gracias a esta experiencia ahora no solo estoy yo formándome, sino que hay más gente interesada en colaborar con Manada Feliz, en adoptar, ser voluntario/a, etc. Los jóvenes deberían participar en este tipo de iniciativas, en proyectos o charlas… En definitiva, utilizar nuestra energía para contribuir a mejorar la sociedad”.