Hamza

"Me saqué el título y me llamaron para que me quedara a trabajar en el restaurante donde hice las prácticas"

Hamza es de Marruecos y llegó a España siendo menor de edad, en compañía de un amigo. Tras un periplo que lo llevó a recorrer ocho ciudades españolas, y a probar fortuna en Bélgica y Alemania, fue atendido en el Centro de Acogida El Acebo de Santander, dependiente del Instituto Cántabro de Asuntos Sociales de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria y gestionado por Fundación Diagrama. Allí recibió apoyo y formación, regularizó su situación, aprendió español y entró en el Programa de Formación Profesional Inicial de Ayudante Técnico de Cocina desarrollado por la Fundación. Además, a través del Programa Labor, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y con la colaboración de los miembros de la Red Nodus, pudo acceder a un empleo y actualmente trabaja en un restaurante de Santander.

¿Cuándo y por qué decidiste salir de tu país?
Lo decidí hace mucho, estuve intentando venir a España desde 2007, y en 2011 tuve la suerte de conseguirlo.

¿Cómo fue tu experiencia en España?
He estado en ocho ciudades en España. Cuando llegué a Santander me metieron en un centro. Me pusieron a estudiar; intentaba hacer algo con mi vida, hacer amigos. Con el tiempo decidí marcharme a otro país.

¿Por qué decides volver?
Me llamó un amigo que estaba en Santander en un centro, y me decía que llevaba un tiempo aquí, que le trataban bien, le daban de comer bien, le llevaban a estudiar… Y eso es lo que necesitaba yo: alguien que me tratara bien, me ayudase y me diera su apoyo.

¿Qué es lo que te ha aportado el paso por el Centro El Acebo?
Allí me encontré con gente muy amable que me trataba muy bien. No me faltaba de nada: me dieron ropa, me daban comida, me cuidaban, me daban su apoyo, su atención, y me sentía como si fuéramos una familia.

Aprendí a hablar español y entré en el Programa de Formación Profesional Inicial de Ayudante Técnico de Cocina. Me saqué el título y fui el mejor de la clase. También estuve en el Programa Labor de Fundación Diagrama para aprender a buscar trabajo, hacer mi currículum… Luego me fui a hacer prácticas a un restaurante y después me llamaron para que me quedara allí a trabajar, aunque ahora estoy trabajando en otro restaurante.

Ya tenía 18 años y me alquilé una habitación para empezar a vivir por mi cuenta. Me sentí contento porque ya tenía lo que vine a buscar: felicidad, un trabajo, podía ayudar a mi familia… Les ayudo mandándoles lo que puedo. Ellos están muy felices. Cuando fui a Marruecos a verlos en mis vacaciones, estaban muy orgullosos por todo lo que había conseguido.

¿Qué mensaje darías a los menores?
Les diría que aprovechasen el tiempo y no hicieran tonterías. Si has venido a buscarte la vida honradamente lo puedes conseguir, como me ha pasado a mí.